¡No! No cayó #ComoAnilloAlDedo

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador nos sorprende todos los días.
Cuando piensas que ya se voló la barda -usando la jerga beisbolera que tanto le gusta-, conecta otro batazo de foul.
En la conferencia de este jueves, expresó algo que nadie, nadie, puede aprobar. Tras hablar una hora y media de pie (yo no aguanto ni 45 minutos) expresó: “o sea que nos vino esto como anillo al dedo para afianzar… el propósito de la transformación”.
Esta expresión generó un alud de críticas de periodistas, intelectuales, empresarios, usuarios de redes pero sobre todo indignación social. Veamos. Las escuelas tuvieron que suspender actividades para evitar los contagios. Los estudiantes están en casa sin hacer nada, pues en este país no hay una infraestructura en la educación pública para hacer educación a distancia.
Las universidades y colegios particulares han tenido que ofrecer descuentos para que sus alumnos no deserten de las aulas. Las familias mexicanas están atravesando por una crítica situación porque la mitad no puede quedarse en casa, pues viven al día.
La actividad informal prácticamente no se ha aislado y eso augura un contagio masivo en todo el país.
Las empresas están siendo obligadas a pagar salarios aun cuando llevan 15 días de no vender y buena parte de ellas han quebrado.
El presidente López Obrador se niega a emitir condonaciones fiscales o programas de estímulos para las empresas porque asegura -en completo error- que no va a hacer un nuevo Fobaproa para salvar a los empresarios ricos.
Hay una crisis que analiza la sicología social porque comienza a haber síntomas de estrés por las familias que están encerradas en casa.
Se advierte riesgo de aumento en la violencia doméstica a causa del hacinamiento que en muchos casos sólo ocurría en la noche y ahora, la mayor parte del día.
Hay fuertes críticas en el exterior a la política de salud que ha asumido el gobierno de México y a las ocurrencias del presidente.
El peso se devaluó 25%, cayó el precio del petróleo por abajo del precio del agua y venimos de un año que en el que no creció el PIB.
¿En serio alguien en su sano juicio puede pensar que esto le vino bien a México? ¿Alguien puede refutarme y decir que después de esto México va a ser mejor? ¿Alguien puede decirme que están equivocados los gobiernos de España, Estados Unidos y Canadá por autorizar recursos millonarios para las empresas y trabajadores que pese a ello sufrirán graves estragos?
Gracias y nos vemos el lunes.

Deja un comentario