AMLO, sin pretextos

Andrés Manuel López Obrador tiene múltiples variables a su favor para poder hacer bien las cosas, una vez que el sábado asumió la presidencia de la República.

Le propongo revisar al menos 10:

  1. Conformó un partido que aglutinó a expriistas, experredistas y expanistas dolidos con sus respectivos partidos, y con esa base construyó un sólido movimiento que hoy se constituye en la base social más amplia a la que cualquier político puede aspirar.
  2. Alcanzó la mayor cantidad de votos en las urnas que respaldan un triunfo incuestionable.
  3. En consecuencia, goza de la mayor popularidad con la que ha llegado un presidente electo (pese a la caída de 9 puntos que reveló la encuesta de El Universal publicada el 26 de noviembre).
  4. El triunfo de AMLO en las urnas fue tan arrollador, que se hizo de la mayoría en las cámaras de diputados y senadores, congresos estatales, gobernadores y cientos de alcaldías importantes, lo cual le permite aprobar casi todos los cambios legislativos que necesite.
  5. Goza de la simpatía y respaldo de los grupos fácticos de poder porque ¿quién en su sano juicio se opondrá a un presidente tan fuerte social y políticamente?
  6. Tiene a los medios de comunicación cautelosos de cómo plantear sus líneas editoriales de cara a intenciones de cambiar también las relaciones comerciales con las grandes cadenas con las que hasta no hace mucho, mantenía una postura de rechazo al formar parte de la “mafia del poder”.
  7. Tiene buena impresión de presidentes de otros países, el más importante sin duda Donald Trump, de Estados Unidos.
  8. El discurso y hechos populistas elevan las simpatías de su base social pero también de los switcher, con hechos como abrir Los Pinos al público y reiterar en su largo discurso en su toma de posesión (78 minutos) cosas que el pueblo quiere escuchar, como la venta del avión presidencial.
  9. El discurso en contra de la corrupción y a favor del pueblo, así como ser candil de su casa y oscuridad del extranjero seguramente le seguirá dando frutos.
  10. El bono democrático favorecerá el respaldo a decisiones de programas asistenciales como la beca universal de 800 pesos para los jóvenes y la pensión a la tercera edad.

Ahora bien, para mi entrega del miércoles, le propongo revisar las Debilidades y sobre todo Amenazas a las que se enfrentará AMLO, unas incluso derivadas de sus propios discursos y promesas de campaña, como la cancelación de la reforma educativa y el galimatías del aeropuerto de Texcoco y Santa Lucía.

Los riesgos que tendrá serán diversos. Entre la curva de aprendizaje de él mismo y su gabinete, y los problemas reales de la vida cotidiana en el país, serán factores de presión. La comunicación social, por ejemplo, es todo un reto, pasando por la difusión institucional en medios tradicionales como el uso de redes sociales serán cruciales desde los primeros días.

Pero para eso, nos encontramos el miércoles y ya platicamos.

Gracias y le invito a seguirme en Twitter como @erickbecerra1 y en facebook como @erickbecerramx

Deja un comentario