Mexicanos violan a migrantes de la caravana

Mi calurosa felicitación a don Enrique Montero Ponce, por la celebración de su 49 aniversario al aire.

Cuando escuchamos las racistas, clasistas y misóginas declaraciones de Donald Trump en contra de los mexicanos que emigran a Estados Unidos nos hierve la sangre. Y no nos falta razón.

A ningún pueblo, por pobre o miserable que sea, le gusta que su vecino lo califique de delincuente, de criminal.

Pero ¿qué pasa con los migrantes que vienen de Centro América y en la búsqueda de un mejor porvenir caminan, deambulan, por las calles de los municipios, los pueblos, las ciudades de México?

Platiqué con  la diputada Mónica Lara Chávez, presidenta de la Comisión de Migración y Asuntos Internacionales del congreso local, quien me dio interesantes datos.

En los últimos años, la migración centroamericana ha crecido notoriamente, junto a lo cual también se han incrementado las deportaciones desde México, a manos del gobierno federal.

En los primeros ocho meses del año, el Instituto Nacional de Migración detuvo a 77 mil 382 centroamericanos y deportó al 90%.

Cabe decir que la caravana que salió hace unos días de Centroamérica hacia Estados Unidos visibilizó un fenómeno que lleva años.

En 2017, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados recibió 14 mil 596 solicitudes de refugio, 66% más que en 2016.

De la caravana que se internó en México a través de Chiapas y que prácticamente no se tiene pensado que pase por Puebla, se sabe que un gran número son mujeres que viajan solas con sus hijos, y algunas niñas están acompañadas de un hermano o pariente.

Datos extraoficiales señalan que 7 de cada 10 mujeres centroamericanas que transitan por México han sido violadas.

De ser cierto este dato, las autoridades federales deberían estar más preocupadas por brindar seguridad a las mujeres migrantes que a reprimir su caravana o intentar detenerlas.

¿Qué nos deja ese dato? Que los mexicanos no vemos tan bien la migración centroamericana, aunque en encuestas se respuesta mayoritariamente con simpatía a sus causas.

Así como queremos ser tratados en Estados Unidos deberíamos tratar a las miles de mujeres que ingresan a México en el propósito de concretar el sueño americano.

¿No cree usted?

Gracias y nos leemos el lunes.

Twitter: @erickbecerra1

Facebook: @erickbecerramx

Deja un comentario