Preparan más cambios en el ayuntamiento de Puebla

Claudia Rivera, presidenta municipal de Puebla, seguirá haciendo cambios en el ayuntamiento para elevar la eficiencia y mejorar la percepción del trabajo del ayuntamiento que encabeza.

La lógica de los cambios obedece claramente a tres elementos:

  1. Los resultados de sus funcionarios que revisa permanentemente y la nueva dinámica que quiere darle a la Comuna.
  2. La percepción ciudadana sobre la eficiencia de las dependencias y los servicios públicos.
  3. El contexto político al interior del ayuntamiento y sobre todo con sus aliados, locales y nacionales, colegas, compañeros de partido y con el propio titular del Ejecutivo, Miguel Barbosa Huerta.

De esa forma, ahí le van tres ajustes que vienen:

Alejandra Rubio, en la secretaría de Movilidad, fuertemente presionada por los errores en la implementación de los bolardos y maceteros en la vía pública.

Para sustituir a Alejandra se está pensando en Giovanni Zayas, experto en temas de urbanismo y movilidad.

También dejará el cargo Marcela Ibarra, quien fue una de las secretarias que no pudo ejercer adecuadamente los presupuestos, provocando un severo subejercicio.

Una funcionaria más que dejará el cargo es Liza Aceves, quien no pudo controlar, coordinar y menos gestionar acuerdos en el cabildo poblano, donde ni siquiera hay precabildos ni con su propia fracción.

Se dice que debido a su inexperiencia, Liza, aún quiere seguir en la administración municipal y piensa que puede ocupar una secretaría de relevancia, lo cual es muy difícil porque no cumple el perfil técnico.

Sin duda alguna la secretaría de Infraestructura es una de las más cuestionadas, debido al muy pobre desempeño de su titular, quien también generó un subejercicio que incluso podría constituir daño patrimonial.

Claudia Rivera sabe que los cambios deben abonar a elevar la eficiencia de su gobierno, cuyo ritmo ha mejorado notablemente, pero que no basta con que la alcaldesa mejore su desempeño, sino que el gabinete debe dar mejores resultados uno por uno.

Hay más nombres en el escritorio de la alcaldesa, algunos sugeridos por grupos de influencia del ayuntamiento pero no son todos los que deben ser ni están todos los que deberían.

Desde los corrillos:

Ayer quedó demostrado que la muy cuestionada directora del Conacyt, María Elena Álvarez, actuó con dolo y sin sustento al pedirle su renuncia al Doctor Leopoldo Altamirano como director del INAOE hace unos meses.

En un tuit, el investigador del Conacyt informó que la Función Pública desechó las acusaciones en su contra presentadas de manera anónima.

No es la primera ocasión. La directora del Conacyt -quien siempre se ha beneficiado de las generosas becas y estímulos del organismo que se ha empeñado en destruir- ha recibido un mar de quejas y denuncias de investigadores a quienes ha acosado e intentado desprestigiar.

El modelo del SNI y todo el sistema científico del país está en jaque y en incertidumbre por decisiones políticas en una oficina que debería ser altamente eficiente.

Les comparto las pruebas que exhibió el doctor Altamirano, académico e investigador reconocido mundialmente.

Gracias y hasta mañana.

En tanto, sintonice de 7:00 a 8:00 horas 90.7 de FM La Poderosa para escuchar la primera parte del noticiario de revista En Punto. Y hasta las 9:30 sígase hasta el final en Arroba 96.1 FM y 920 AM.

Claro. De lunes a viernes.

Twitter: @erickbecerra1

Facebook: @erickbecerramx

Deja un comentario