Dan prisión preventiva contra elemento de GN que disparó contra estudiantes

El presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció que en el caso del homicidio del joven estudiante de la Universidad de Guanajuato Angel Rangel, a manos de la Guardia Nacional, no habrá impunidad.

Después de que un elemento de la Guardia Nacional (GN), acusado de matar al joven Ángel Yael Ignacio Rangel, fuera dejado en libertad; otro efectivo de la Secretaría de Marina (Semar), adscrito a la GN, fue presentado ante un juez federal como presunto responsable de la muerte del universitario y de las lesiones que sufrió su compañera, Edith Alejandra.

López Obrador informó que un juez liberó a un elemento de esa corporación originalmente detenido, a partir de que los estudios de balística demostraron que la bala que le quitó la vida al joven no era de su arma, pero ya está detenido otro integrante de la Guardia Nacional.

De acuerdo con las pruebas balísticas recabadas en la escena del crimen, habría sido únicamente el disparo de uno de ellos el que hirió de muerte a Ángel Yael y lesionó a Edith Alejandra. La bala disparada por el otro agente habría quedado incrustada en las bocinas de la camioneta en la que viajaban los jóvenes, sin que causara ningún otro tipo de daño.

El comandante de la GN que estaba al mando el día de los hechos, así como otros integrantes del convoy, declararon que el infante de Marina que habría herido a los estudiantes disparó contra las víctimas a una distancia de aproximadamente 150 metros, y sin que nadie le diera la orden o autorización para ello.

Los hechos que desembocaron en la muerte del joven estudiante y las lesiones de su compañera ocurrieron la tarde del miércoles 27 de abril, cuando el convoy de elementos de la Guardia Nacional, conformado por dos camionetas del Ejército Mexicano y una de la GN, realizaba un recorrido por la zona de ductos de Pemex en la comunidad Exhacienda del Copal, cerca de la sede de la División de Ciencias de la Vida de la Universidad de Guanajuato.

Los agentes observaron a un grupo de jóvenes a una distancia que se ha determinado de unos 150 metros. Los estudiantes, por su parte, al notar la presencia del convoy, regresaron a sus vehículos y huyeron del lugar. El último vehículo en escapar de la escena fue la camioneta Ecosport SUV blanca en la que viajaban Ángel Yael y otros tres compañeros, dos mujeres y un hombre.

En ese momento, dos efectivos de la GN descendieron del vehículo que iba hasta delante del convoy, con número 334310, y dispararon contra la camioneta. Según su propia declaración, el comandante a cargo les habría ordenado en al menos cinco ocasiones que detuvieran las agresiones. Tras los disparos, la camioneta en la que viajaban los estudiantes avanzó a toda velocidad, pero otro de los vehículos de la GN le dio alcance y auxilió a los dos jóvenes que resultaron heridos.

Con información de Agencias

Foto: Twitter

Compártenos

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Deja un comentario