Las fortalezas de los aspirantes de Morena

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) está muy cerca de la gubernatura del estado de Puebla, según las más recientes encuestas.

Pero tiene ante sí retos que le obligan a revisar muy seriamente sus amenazas y riesgos.

El riesgo de dividirse en este proceso de precampaña es muy alto, toda vez que desde el viernes salieron sus aspirantes –incluido Abraham Quirós- a tratar de convencer a sus militantes de que son la mejor opción.

Ayer la dirigencia nacional de Morena, a través de la Comisión de Elecciones, desechó a todos los que sólo hacían bulto y dejaron sólo a tres competidores: Miguel Barbosa, Alejandro Armenta y Nancy de la Sierra.

Ayer que Morena selló la alianza con el Partido del Trabajo y con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) cobró relevancia la posición de Nancy de la Sierra, quien generó buena percepción al proponer a empresarios como Herberto Rodríguez como parte de su equipo.

La verdad es que Nancy tiene un perfil interesante al ser mujer y tener buena imagen ante la sociedad abierta que vota habitualmente por el PAN.

Hablando del riesgo de división, vemos claramente una fuerte pugna entre Alejandro Armenta y Miguel Barbosa.

Todos saben que Andrés Manuel López Obrador tiene su corazón puesto en Barbosa Huerta para que repita como su candidato.

Y la verdad es que el presidente no necesita mayor validación de su decisión, debido al altísimo grado de aceptación que posee.

Pero la encuesta en asamblea que realizarán puede legitimar su decisión.

Barbosa Huerta posee, además de su gran relación con Yeidckol Polevnsky y el respaldo natural del presidente, un sinfín de acuerdos y pactos con numerosos grupos, factores de poder, pues.

Miguel Barbosa consolidó en la elección anterior relaciones que ya tenía y construyó nuevas con alcaldes, liderazgos sociales y diputados locales y federales. Esos factores pueden ser decisivos para ganar la postulación.

Mientras tanto, Alejandro Armenta posee fuerza, energía y también relaciones nacionales de uno de los bloques más antagónicos al presidente López Obrador: el de Ricardo Monreal.

No sólo eso: trae un número importante de priistas que votarían por él y que están dispuestos a movilizar a sus huestes a su favor.

Es decir: tiene fortalezas afuera de Morena que le caerían muy bien al partido del presidente en la elección constitucional.

Todos, como ven, tienen fortalezas y oportunidades, pero en la siguiente entrega les hablaré de las debilidades y amenazas que cada uno de los tres enfrentan.

Gracias y nos leemos el miércoles.

Síganme en Twitter como @erickbecerra1 y en face como @erickbecerramx

Deja un comentario