Futurismo electoral de Puebla

Morena domina hoy los factores de poder en Puebla.

Tienen la presidencia de la República -en manos de Andrés Manuel López Obrador-, el gobierno del estado -que encabeza Miguel Barbosa- y los principales municipios.

De cara a las siguientes elecciones, el poderío de Morena tiene entonces básicamente tres dimensiones.

Una, el gobierno federal. Las delegaciones -entre ellas, la delegación encabezada por

Rodrigo Abdala-, y áreas fundamentales como el IMSS, SRE y lo relacionado con el campo.

Por otro lado, el poder Ejecutivo local tiene la mayor incidencia en la construcción de protagonismos mediante personajes claramente identificados.

Uno de ellos es Fernando Manzanilla. Dos amistades que serán decisivas para que Fernando Manzanilla Prieto afiance su proyecto político de 2021 serán las de AMLO y Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación.

Sobre todo de está última, en cuya más reciente visita a Puebla se desplazó con Manzanilla en el mismo vehículo, lo mismo para desayunar, que tomar café y desayunar.

Para Sánchez Cordero y AMLO, Manzanilla es el proyecto futuro.

Por otro lado se encuentran el Legislativo y los municipios. De las alcaldías saldrán propuestas para postular candidatos a diputados locales, federales y a alcaldes.

Algo relevante es que no habrá muchas reelecciones. La mayoría no buscará reelegirse.

Y de congreso local al menos la mitad buscará colocarse en la cámara baja del congreso de la unión.

Así que suenan muchas nueces para muchas opciones electorales.

Hay para todos.

Y aplica la ley de la oferta y la demanda.

Ante mucha demanda, se encarece la oferta.

Desde los corrillos:

Buena noticia, que Juan Carlos Lastiri esté ya en casa.

Mal, las especulaciones.

Mal, la desinformación.

Gracias y nos leemos mañana.

Twitter: @erickbecerra1

Facebook: @erickbecerramx

Deja un comentario