Si ni van ni a misa… ¿Cómo demonios irán a votar?

Erick Becerra

El poblanishment está muy preocupado porque no pueden ir de shopping a Houston -ni siquiera piensan en Manhattan, pero bueno- por aquello de la pandemia.

Pero ya en serio.

Están muy enojados porque no pueden irse con impunidad a Cancún sin que sean exhibidos en redes sociales o criticados en los noticiarios o en la familia.

Pero son ellos mismos quienes quieren seguir yendo al Parque con el beneficio de siempre, la atención y de ser posible, que los vayan a vacunar a sus casas.

Y pues, no, para eso está la “prole”, diría la muy connotada sierva de la nación.

En fin. Ya en serio.

¿Cómo pretenden los partidos -el PAN, en primer lugar- llevar a las urnas a sus feligreses, perdón, a sus seguidores, si ni siquiera van a misa?.

Me explico.

Las medidas sanitarias por la emergencia sanitaria establecieron en un principio, el cierre de los templos religiosos -cuya mayoría es católica.

Pero ¿qué cree usted? Cuando reanudaron las sesiones presenciales de las celebraciones eucarísticas tampoco se apersonaron los bienaventurados hijos de dios.

Es decir, ni para ir a rezar se están arriesgando.

Eso quiere decir que mucha gente -la clasemediabiennacidaybendecidapoblana- no está yendo a lugares donde puedan poner en riesgo el físico en medio de la pandemia. (Eso excluye a los desvergonzados que se la han pasado en Sonata de fiesta en fiesta y en Acapulco tomando clases en línea desde la alberca, cuyos padres parecen no tener medio gramo de materia gris).

En suma: no se hagan ilusiones. En la elección del 6 de junio no se verán carretadas de votos hartos de las pifias del gobierno federal, del -8.5% del PIB, de los apagones, las medias verdades y las vergüenzas que nos hacen pasar en las reuniones de la ONU.

No, señores, se los firmo: la participación será de treinta y tantos por ciento; ganará entonces, el voto duro (ex priista, hoy morenista) y uno que otro de los simuladores que sólo van por sus pluris y a ver si de rebote ganan algo. Se los firmo. P.D. Las redes no votan.

Desde los corrillos:

1.     Lorenzo Rivera Nava tiene amarrada la candidatura aliancista a la alcaldía de Chignahuapan, tras registrarse como candidato de unidad del PRI. En las encuestas, tiene ventaja de dos dígitos sobre sus colegas y Morena.

Son de esos casos en que habrá voto diferenciado. He dicho y escrito, como dice mi querido Carlos Macías.

2.     Otro que va en caballo de hacienda es Jonathan Collantes, quien parece el enemigo a vencer. Operador y estratega electoral desde hace 10 años, en la contienda anterior arrojó números favorables, está, por segundo año, entre los cinco legisladores más productivos de la Legislatura, y se impuso a perfiles como el de Delfina Pozos. Cuenta con la aprobación de las tres estructuras (municipal, estatal y federal) de la alianza que lo postulan.

Muchas gracias; nos leemos aquí y nos escuchamos de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 en el noticiario Tribuna 98.7 por LOS40, y en el podcast En tiempo real (en plataformas como Spotify y Apple Podcasts). Me puede seguir en Twitter como @erickbecerra1, en Facebook como @erickbecerramx y en Instagram como Erick Becerra.

Deja un comentario