Desarticulan una red de trata sexual que operaba en Colombia, España y Francia

Doce personas fueron detenidas en Francia, España y Colombia en una operación para desmantelar una red de proxenetismo que explotaba al menos a medio centenar de mujeres latinoamericanas en ciudades francesas.

Los delitos que se les imputan son trata de seres humanos con fines de explotación sexual, prostitución, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

Al momento de la detención fueron liberadas 11 mujeres que habían sido reclutadas bajo engaño por esa organización criminal.

Las víctimas, de entre 20 y 40 años, eran ‘principalmente colombianas y venezolanas, pero también de Perú y de Paraguay’, explicó la comisaria Elvire Arrighi, jefa de la Oficina Central para la Represión de la Trata de Seres Humanos (OCRTEH).

La investigación se inició en Francia tras conocer que varias mujeres eran forzadas a prostituirse en hoteles y apartamentos parisinos. 

‘Se explotaba (a las mujeres) de una manera absolutamente industrial en Francia’, con hasta diez servicios por día, que permitía a la red obtener hasta 30 millones de euros (31,3 millones de dólares) anuales de beneficios, subrayó Arrighi.

¿Cómo operaba la organización?

Esta organización creó en España un centro de atención telefónica donde se recibían las llamadas provenientes de Francia y se gestionaban los encuentros sexuales de las mujeres con personas del país vecino.

Además, se difundían anuncios de ofrecimiento de servicios sexuales en internet, que eran creados en España.

En este operativo, donde también participa la Europol, realizaron 25 registros domiciliarios. En los tres realizados en España se incautaron 17.000 euros en efectivo, 33 teléfonos celulares y numerosos documentos.

Denuncia de víctimas

El caso comenzó hace dos años, tras la denuncia interpuesta por dos mujeres en Burdeos (suroeste), según France Inter.

Fue en septiembre de 2021, cuando la justicia francesa abrió una investigación por proxenetismo, trata de seres humanos agravada, blanqueo en banda organizada y asociación de malhechores, indicó a la AFP una fuente judicial.

La red obligaba a las mujeres a prostituirse en toda Francia: desde la occidental costa Atlántica (Roche-sur-Yon, La Rochelle, Mérignac) hasta las orientales Saint-Louis o Annemasse, pasando por Roubaix en el norte o Plaisir y Bussy-Saint-Georges en la región de París, según Le Parisien.

Las víctimas ‘no tenían ningún control sobre su horario y tenían que rendir cuentas por mensaje tras cada servicio’, explicó la jefa del OCRTEH. Según el diario, la red instaló detectores de presencia y cámaras para grabar a los clientes cuando pagaban por el servicio.

Para que las víctimas se dedicaran ‘por completo’ a los clientes, otros miembros de la red se ocupaban de su alimentación, transporte y seguridad, explicó Elvire Arrighi.

Las investigaciones señalan que el dinero que recibían las mujeres por cada servicio, un monto ‘que podían difícilmente ganar en sus países de origen’, y la necesidad de ‘enviar dinero a sus familias’ hacían que permanecieran ‘bajo la influencia de esta red’.

La responsable de la OCRTEH destacó la ‘cooperación internacional inédita’ entre Francia, Colombia y España, que demuestra que ‘ante un crimen organizado sin fronteras, las fuerzas policiales pueden aliarse, incluso más allá de los océanos’.

Con información de Agencias

Foto: Twitter / Pixabay

Compártenos

Deja un comentario