Felices fiestas y gracias por su atención.

Al terminar el año 2019 hay que parar el balón y hacer algunas reflexiones de lo que ocurrió.
1. Sin duda lo que ocurrió en el 2019 fue en gran medida producto del convulso 2018.
La muerte de la entonces gobernadora Martha Erika Alonso, el 24 de diciembre de 2018 trajo consigo un profundo vaivén político y social. Se pasmó todo. El panismo se pasmó, con yerros graves como gritarle a Olga Sánchez Cordero en el homenaje en Los Fuertes. Más aún, después de ello se colapsó el stablishment panista que prevalecía y apenas lograron sólo imponer por unos días a un nervioso Jesús Rodríguez Almeida como encargado del Despacho del Ejecutivo.
No les dio para más. El PAN se dividió y se resquebrajó. Hoy Genoveva Huerta hace todo por mantener la unidad, pero intereses mezquinos y una que otra preocupación de exfuncionarios impide su reacomodo.
2. Guillermo Pacheco Pulido asumió la gubernatura interina con el apoyo de Morena y PRI. Calmó los ánimos de una Puebla convulsa y confrontada, armó estrategia de gobierno y de conciliación y puso en marcha el gobierno.
3. La campaña electoral extraordinaria fue un día de campo para Miguel Barbosa, quien le ganó a Enrique Cárdenas con la mano en la cintura y con una muy baja participación electoral.
4. Claudia Rivera ocupó el escenario político entre octubre y junio, con la llegada de la primera mujer de izquierda.
5. Y desde el 1 de agosto, Miguel Barbosa asumió la gubernatura de Puebla, imprimiendo un estilo personal. Duro, sin duda inflexible en cuanto a que sea “todo nuevo”.
El nuevo estilo de gobierno marca a Puebla en medio de una cercanísima relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador, su confrontación e incluso persecución de los panistas que pudieron desviar recursos y establece poco a poco una nueva clase política.
Varios actores serán decisivos el próximo año, como lo han sido en éste: Gabriel Biestro, David Méndez, Lizeth Sánchez y Melitón Lozano protagonizarán más actos políticos y administrativos. Olivia Salomón y Fabiana Briseño dan un toque femenino de eficacia al gobierno de Barbosa que dio duros golpes con la adquisición de 250 patrullas y al colocar a personajes afines en la CDH y en la Auditoría Superior del Estado.
Viene un año complejo por las restricciones económicas pero con un presupuesto cómodo. Habrá que ver si no les pega el alza al transporte y la renovación de las placas vehiculares, pero la condonación de multas en verificación vehicular fue un bálsamo.
Temas como la cancelación de Agua de Puebla parece disolverse, pero habrá muchas sorpresas.
Bueno, el anuncio del gobernador de que habrá un pacto de paz el próximo año. Eso dará oxígeno puro a muchos.
Este año, desde el 1 de agosto, El Heraldo de Puebla volvió a circular con una versión renovada, tipo revista, con un personal y colaboradores de primer nivel. Esperamos haber estado a la altura de las exigencias de los lectores y confiamos en que el 2020 será más fructífero aún. Prometemos muchas sorpresas a todos ustedes, agradecidos de la preferencia de lectores y la confianza de proveedores y anunciantes.
Gracias y nos leemos el próximo 7 de enero, cuando El Heraldo de Puebla vuelva a su edición impresa normal, luego de un merecido aunque insuficiente descanso de todo el equipo.
Desde los corrillos:
Y eso que no es 28 de diciembre:
“Ustedes no pertenecen a la BUAP. Pertenecen al CENHCH. Los planes pertenecen a la Buap. Los voy a desincorporar porque no nos deja ningún beneficio que estemos incorporados”.
Esas locuras dijo el Director de los centros escolares, Jesús Antonio Sánchez Godínez, en una reunión de consejo en la SEP.
No puede ser que no entienda este “servidor” público lo que es la Universidad y que las preparatorias más prestigiadas de Puebla como el Americano, el Humboldt y el América además de los Centros Escolares, están incorporadas a la BUAP.
Mientras, grandes éxitos para el 2020 y que disfruten a plenitud la Navidad.
Gracias por su preferencia.
Twitter: @erickbecerra1
Face: @erickbecerramx

Deja un comentario