Reportan avances sobre caída del helicóptero en que viajaba Martha Erika

El rotor principal y de cola, transmisión y caja de 90° del helicóptero marca Augusta A109S, que se desplomó el 24 de diciembre de 2018 en el poblado de Santa María Coronango, no presentaron evidencias de falla previa al impacto.

Así lo reflejó la investigación que realizan especialistas de la Dirección General de Aeronáutica Civil y expertos en la investigación de accidentes aéreos sobre el percance del helicóptero en el que viajaban la exgobernadora Martha Erika Alonso y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle.

Según la información presentada, la inspección a los dos motores Pratt & Whitney PW207C, reveló que los daños y rastros que presentan denotan haber estado en funcionamiento al momento del impacto.

A su vez, los componentes de memoria interna que podrían confirmar lo anterior, resultaron dañados por el impacto y el fuego, por lo que no se pudo obtener datos de éstos.

Del análisis a la aeronave, se observó que de dos de las cuatro luces del master warning y master caution, estuvieron encendidas antes del impacto, pero aún no se determina en qué momento del vuelo se iluminaron.

De igual forma, se efectuó una inspección por medio de Tomografía Computarizada a los cinco actuadores lineales en Chicago, Illinois, USA, de esta inspección no se detectaron daños internos.

Se realizó el escaneo por medio de tomografía computarizada de los tres actuadores hidráulicos en Cascina Costa, Italia, de esta inspección no se detectaron daños internos importantes ni residuos metálicos, las fracturas y deformaciones identificadas se consideran compatibles con los daños ocasionados por el impacto.

La investigación ha contado con la participación de expertos en la investigación de accidentes aéreos de la Trasportation Safety Board (TSB) de Canadá, la Agenzia Nazionale per la Sicurezza del Volo (ANSV) de Italia, la National Transportation Safety Board (NTSB), de USA y la European Union Aviation Safety Agency (EASA) de Europa.

También se tiene la asesoría de las empresas fabricantes Leonard Helicopter Division (LHD) y Logic en Italia, Patt & Whitney y Safran en Canadá, así como Honeywell Aerospace y Collins en Estados Unidos.

Las autoridades mencionadas solicitaron participar y estar presentes en cada una de las etapas del proceso, a fin de verificar el cumplimiento del Anexo 13 de la Organización de Aviación Civil Internacional, para dar transparencia a la investigación y detectar los factores causales que propiciaron el suceso.

La Dirección General de Aeronáutica Civil sigue realizando la investigación para presentar el informe final.

Deja un comentario