El presupuesto: adiós al crecimiento

Los gobiernos populistas le apuestan al corto plazo, a la satisfacción inmediata, particularmente del electorado, y a la concreción de proyectos del soberano, sin importar su impacto económico o social.

Eso es el presupuesto. Eso demuestra el presupuesto de Egresos, una vez que se destinan 260 mil millones de pesos para el Tren Maya, obra que carece –o no la han difundido adecuadamente- de proyecto ejecutivo, impacto ambiental y sobre todo costo-beneficio.

Le comento dos temas:

  1. El espectáculo trágico-cómico-musical de pedirle permiso a la Madre Tierra para hacer el Tren Maya nos coloca en los peores  lugares de la zona latinoamericana, comparado con el andino Perú en sus peores momentos de populismo.
  2. Es terrible la señal a los mercados internacionales, a los inversionistas que analizan las noticias internacionales para definir dónde invertir.
  3. Si usted fuera un inversionista belga o alemán ¿dónde invertiría? ¿en países que desarrollan profusos estudios para desarrollar infraestructura como la aeroportuaria o donde mezclan decisiones de Estado con prácticas indígenas basadas en la fe y la espiritualidad?
  4. Dejar de invertir por ejemplo en universidades públicas que han dado muestra de gran calidad y de destinar una buena parte de su quehacer a detonar la investigación científica y tecnológica o en solapar a ninis que no tienen el menor potencial de crecimiento personal a Beca Universal?
  5. Otra duda: ¿por qué invertimos en energía petrolera cuando el mundo está volteando a la energía alternativa como la eaólica?
  6. Aún más: el jueves pasado el Consejo Nacional Agropecuario se reunió con el secretario del ramo y le plantearon su alarma porque reducirán los subsidios en materia de energía eléctrica para los pequeños productores y caerán también los apoyos de fertilizantes y programas sustantivos.
  7. En materia de salud, los que saben de la prestación del servicio público están alarmados porque los estados carecen de los recursos públicos para suplir al Seguro Popular, que si bien era insuficiente, al desaparecerlo quedarán en la indefensión millones de usuarios.

Son temas que sin profundizar, me alarman sobre la iniciativa que aseguran algunos columnistas quedará validada por los diputados federales el martes y aprobada por la mayoría abrumadora de Morena en el Senado.

Es, me parece, un momento de quiebre para el país que no necesariamente mejorará las condiciones que tiene México para seguir creciendo.

Ya la semana pasada se calculó en menor el crecimiento económico del 2019 con base en las decisiones tomadas por el nuevo gobierno, y esta semana veremos las expectativas después de conocer el presupuesto.

La proporción entre ingresos y egresos no es todo en el balance de la economía del país, debemos mirar a lo que hacen otros países desarrollados, que concentran en tecnología y nuevas alternativas de movilidad ajenas a las que se están planteando.

El conflicto al que el gobierno de México está llegando con los inversionistas del NAIM desbordará cualquier prospección adversa, porque los intereses económicos son cuantiosos.

Muy malas señales para la economía del país, me queda claro.

Gracias y nos leemos el miércoles.

Face: @erickbecerramx

Twitter: @erickbecerra1

Deja un comentario