Gobernar desde el púlpito

México es hoy un país mayoritariamente católico.
Quizá por eso precisamente, es que el presidente Benito Juárez promulgó la Ley Juárez en 1855 que frenó la influencia del clero en los temas civiles.
Con esto se suprimió el fuero eclesiástico.
Desde ahí, la Iglesia ha mantenido un control social e influencia política, pero el gobierno ha hecho expresa una línea divisoria entre Estado e Iglesia.
Lo increíble es que hoy, teniendo un presidente que se autodenomina como “juarista” está violando la separación Iglesia-Estado y se ve más como un presbítero en el púlpito que como líder de Estado laico.
Este sábado expresó Andrés Manuel López Obrador: “Me van a criticar pero lo voy a decir: “¿por qué sacrificaron a Jesús Cristo. Por qué lo espiaban y lo seguían?, por defender a los humildes, por defender a los pobres. Esa es la historia real.
Y se atrevió a añadir:
“Entonces que nadie se alarme cuando se mencione la palabra cristianismo. Cristianismo es humanismo. Todas las religiones tienen ese propósito, el humanismo, el amor al prójimo. Esa es la justicia social, eso se le puede llamar solidaridad, se le puede llamar fraternidad, se le puede llamar de distintas maneras, pero es ser realmente fraterno con los demás. Que haya humanismo. Que no se le dé la espalda al que sufre”.
Lo que está en tela de juicio es que el presidente se pronuncie en favor de una figura religiosa.
Porque debería respetar a todas: ¿qué pensarán los budistas, los cuáqueros, agnósticos o ateos que el presidente del país promueva una religión?
¿Sabrá el presidente que en las escuelas del primer mundo está prohibida la exhibición de la religión por parte de los estudiantes porque de considera una ofensa contra quienes creen en otro dios?
¿Entenderá el presidente el respeto que debe haber hacia las creencias de los “otros” como una condición sine qua non para garantizar la gobernanza esperada?
¿De verdad quiere llevar la discusión hacia allá para desviarla de la terrible pifia de Alfonso Durazo en Culiacán?
¡Qué vergüenza!
Gracias y hasta mañana.
Twitter: @erickbecerra1
Facebook: @erickbecerramx

Deja un comentario