Nuevos retos de los emprendedores en 2019.

Uno de los grandes problemas que se avecina a los emprendedores de todo nivel en nuestro país, es la ahora ya confirmada desaparición del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM, su acrónimo.). Confirmada dicha extinción por parte de Graciela Márquez, actual responsable de la Secretaría de Economía. La titular de esta dependencia señaló que si bien el IMNADEM cubría un amplia gama de servicios y ofertas por medio de sus más de 40 convocatorias al año, el excesivo tamaño de dichas convocatorias, que dejaron abiertos más de 50 mil proyectos, no cuenta con personal ni capacidad, jurídica u operativa, para dar seguimiento a dichos proyectos que por lo general eran a fondo perdido.

La función de esta institución programada a desaparecer, aunque aún no se sabe cuándo, será sustituida directamente por la Secretaría de Economía, y su primer programa piloto estará destinado a dos públicos de forma específica: Las actividades comerciales y artesanales más pequeñas y de más alta marginación a nivel país, mientras que su segundo enfoque son empresas que cuenten con uno o dos trabajadores. Esto pareciese insuficiente, cuando la mayor parte de micro empresarios son auto empleados, y muchas veces son propietarios y empleados de su propia empresa al no contar con capital suficiente para tener empleados con los derechos jurídicos que les corresponden. El enfoque, asegura la Secretaría de Economía, son las poblaciones más marginadas y que suelen contratar a uno o dos empleados de la misma población, y por ende, dicho proyecto beneficiaría más a dichas micro empresas.

Otro programa más que continuaría operando a través de la Secretaría de Economía, heredado por el INADEM, sería el Programa Nacional de Financiamiento a Microempresarios y a la Mujer Rural (Pronafin.), para el cual ya se solicitó presupuesto.

Pero, ¿qué pasa con los jóvenes emprendedores que buscaban esas convocatorias del INADEM? De acuerdo a la titular de la Secretaría de Economía, el Programa Jóvenes Construyendo sustituirá la falta de convocatorias, y al ser un único programa dirigido a todo tipo de emprendedor comprendido entre las edades señaladas por dicho programa, será mucho más preciso en el seguimiento que dará a cada proyecto, y al mismo tiempo, será más estricto en su aceptación sobre dichos proyectos. Hay que recordar que este programa, cuando comience a operar, no versará sobre fondo perdido, sino será de fondo revolvente y otorgará mejoras crediticias a los que cumplan en tiempo y forma su obligación. De esta forma, un joven puede comenzar su vida crediticia y su proyecto con un pequeño préstamo, pero al pagarlo, se hará sujeto de un préstamo que mejora su línea de crédito en entre un 30 a 50 por ciento, según se ha señalado. Este ciclo de préstamos continuará hasta cierto límite superior y dependerá del cumplimiento del deudor. De esta forma, este organismo pretende controlar y recuperar lo invertido, y al mismo tiempo, otorgar una plataforma de crecimiento sostenido a los emprendedores, motivándolos a cuidar su historial crediticio, y con ello, insertándolos en el mundo de las responsabilidades financieras desde un nicho más controlado.

Cualquier empresa es buena para comenzar el camino del emprendimiento, reconociendo y aceptando los retos en el camino. Siempre se puede competir. Pero si se buscan nuevos nichos, los más sugeribles, desde mi punto de vista, son aquellos referentes a mejora industrial, a innovación de métodos de producción o de líneas de producción. Un ejemplo de ello será el desarrollo de aplicaciones y su empleo en áreas consideradas marginadas como la agrícola. Unas empresas pueden intentar innovar en materia de drones para riego de áreas específicas con cronómetros integrados. Otras más pueden buscar la automatización de procesos por medio del empleo de, desde apps, hasta inteligencia artificial o virtual.  El mismo sistema agropecuario de nuestro país y el enfoque a la auto sustentabilidad que el gobierno federal ha invocado dejan claro que es posible para una empresa innovar e invertir en métodos para la creación de productos agrícolas a gran escala y bajo costo. Otro de los sectores que siempre tendrá una gran aceptación y una necesidad básica de desarrollo constante es el sector de industrias creativas en materia mercadotécnica, de promoción, de presentación o de desarrollo de productos. Y desde luego, el sector salud siempre requerirá innovación y desarrollo. Los emprendedores tienen ventajas y desventajas en todos escenario, y si bien es cierto que las oportunidades y el método para acceder a ellas ha sido limitado, no menos cierto es que el principal objetivo de emprender es obtener y generar un nuevo sistema que funcione con el programa económico de nuestro país, y al lograrlo, será más probable obtener un financiamiento para poder comenzar dicho emprendimiento. Por otra parte, este espacio dejado por la extinción del INADEM nos señala que es momento de buscar más oportunidades en diferentes convocatorias y convenciones de ofrecimiento de oportunidades. Por ende, este nuevo año tiene retos, pero como siempre, en la mente de cada emprendedor, incluye oportunidades.

Deja un comentario